martes, 17 de octubre de 2017

Greguerías de un inconformista (XXIII).

 
La prudencia en el habla es el arte de callar y guardar silencio cuando hay que decir cosas y manifestar opiniones, pero consideras que no es momento oportuno para ello.

Sin embargo, yo pienso que ese callar y silenciar tu voz ni es arte ni nada que se le asemeje, porque no es más que una sumisión, exigencia y/o esclavitud de raíz burguesa que sólo atiende a la estupidez de los considerados buenos modales, como por ejemplo la discreción.

lunes, 9 de octubre de 2017

Greguerías de un inconformista (XXII).

 
En un momento de la noche cerrada,
cuando los sentidos confunden el atardecer y el amanecer
y el cuerpo que los cobija desconoce si finaliza la fatiga y el desfallecimiento 
o despierta la plenitud física y el fortalecimiento,
te decía en silencio, ribereña,
que nunca olvidaré tu piel de porcelana,
ni tampoco la falsedad de tus palabras agazapadas en las cuencas negras de tus ojos
y escondidas en las cenizas negras de tu corazón quemado.
Me he despertado con la boca muy seca de costra de baba acumulada en mis labios
y un enorme desorden de arena en mi alma escasamente serena.

Y en ese preciso momento he recordado aquella canción que grita en un susurro caliente 
que si alguien te engaña y te dice te quiero echa leña al fuego y empieza de nuevo.

Greguería de un inconformista (XVIII-bis).

 
El 27 septiembre de 2017, mi amiga Carola Ribas escribió en respuesta a mi “Greguería de un inconformista (XVIII)”, el siguiente pequeño texto:

“Pues yo creo que no estás solo!!!
Un abrazo,
CR.”

Y yo me atrevo a responderle hoy, 08.10.17, una vez releído su breve texto:

Cuando apunta el alba,
cuando muere el sol,
cuando la lluvia empapa la tierra,
cuando el barro cubre los pies descalzos,
cuando la niebla ciega la vista,
cuando las almas de los muertos vagan en la atmósfera,
cuando nace el fruto de la huerta y los frutales se pueblan de flores de vida, cuando canta la cigarra y trabaja la hormiga,
cuando la golondrina vuela rasante y su baba fabrica el nido,
cuando la escarcha moja mi sexo,
cuando el corazón de una mujer se desboca en mi lecho,
cuando la mariposa cosquillea en mi oreja,
cuando un mosquito rompe mi sueño,
cuando la nieve rasga mi vista y la fiebre aturde mi mente,
…entonces sí estoy solo.

Pero se, y no olvido, que tú y otros muchos que me queréis estáis ahí, junto a mi corazón aturdido.

Y no sabes el calor cálido que recorre mi cuerpo entero y mis entrañas que yo mismo extraño!!!

martes, 3 de octubre de 2017

Greguerías de un inconformista (XXI).


Hoy puede que greguería un poco intempestiva.

El día de hoy, 3 de octubre de 2017, día en que los laboriosos catalanes decidimos hacer un paro general o huelga total, al Rey de España se le ocurre trabajar (según ya corre en el imaginario humorístico popular), aunque haya sido por poco más de cinco minutos.
Y lo ha hecho emitiendo un discurso en el que nos ha dado la patada final a los catalanes, y patada sin una sola referencia a casi los novecientos heridos o perjudicados por sus fuerzas de seguridad, fuerzas que no son suyas si no del partido en el poder, porque como bien es sabido por todos él no pinta ni en el discurso de Navidad, uno de los pocos, por cierto, días en los que trabaja.

Borbón, adiós, y hasta nunca!!!

Greguerías de un inconformista (XX).


Catalunya hizo este pasado domingo, primero de octubre de 2017, el más bello y puro ejercicio de democracia desde los tiempos de la antigua Grecia.

Sócrates, Platón, Aristóteles, y otros muchos grandes filósofos que hoy en día ya no son estudiados por nuestros infantes gracias a la actual democracia incautada por partidos como los que abundan en España, pudieron observar a un pueblo votando contra todos los elementos, como la lluvia, la falta de medios, la carestía de las más elementales comodidades, los muchos medios represores de un Gobierno antidemocrático, la violencia indiscriminada (contra abuelos y abuelas, disminuidos físicos y psíquicos, gente noble y gente de extracción popular, apellidos gentilicios y apellidos del vulgo, razas y culturas y religiones diferentes,…) contra aquellos que sólo desean ejercer la potestad de determinar y decidir su futuro, y aún así no pudieron evitar que la determinación y la convicción de un pueblo  les derrotase, porque su estupidez innata, aprendida y consolidada les impide saber que ese pueblo, el que pacíficamente decidió ejercer sus derechos por encima de cualquier circunstancia, ya había ganado su contienda y había derrotado a los que no saben ni quieren entender de libertades.

¡Viva el pueblo y viva la democracia!
Ejemplos como el ofrecido por el pueblo catalán, diverso por sus muchas procedencias internas y externas, escriben con letras de oro las páginas de la historia.

jueves, 28 de septiembre de 2017

Greguerías de un inconformista (XIX).

 
Las leyes existen para regular la convivencia, y se modifican exactamente por el mismo motivo.
Cuando las leyes son inmutables y ya no sirven para regular la convivencia dejan de ser leyes.

P.D.: No soy abogado. Sólo intento aplicar un poco de sentido común.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Greguerías de un inconformista (XVIII).

 
Se que la vida del hombre es una vida en soledad.
La vida es una existencia solitaria.
Y cuanto más intensamente se vive, más intensa y profunda es la soledad.

Aún así, aún siendo consciente de ello, yo intento ser acompañado por todos los que coinciden en mi camino, o acompañar cuando yo transito por los suyos.
No creo que consigo atemperar su soledad, pero yo sí me siento menos solo, y tengo la sensación de que mi propia soledad si no se aleja sí se relaja, aunque sea únicamente durante un trecho del camino.
La soledad es menor durante un tiempo.

Algo es algo.